Noticias CICM

Aeropuerto y CDMX van por bonos verdes

El primero estaría listo para agosto o septiembre de este año, mientras que el segundo, para el cuarto trimestre del año o inicios del 2018.

El Economista

El Gobierno de la Ciudad de México (GCDMX) y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), que construye el nuevo aeropuerto de la capital del país, emitirán este año y por separado su segundo bono verde. Ambas instituciones ya se estrenaron en la emisión de ese tipo de instrumentos en el 2016.

El secretario de Finanzas, Edgar Amador, dio a conocer que gracias a los buenos resultados obtenidos durante la primera emisión de este instrumento en noviembre anterior, para la próxima temporada de verano el Gobierno capitalino regresará al mercado de deuda para emitir su segundo bono verde.

“Estamos viendo la fecha definitiva, quizá para verano, entre agosto y septiembre. Quizás vamos a ir por la misma cantidad. La verdad es que tuvo buena aceptación en el mercado y los proyectos que van a ser financiados están en marcha”, comentó.

Al participar en la Cumbre de Bonos Verdes MX 2017, que se realizó en la Bolsa Mexicana de Valores este jueves, Amador agregó que, en conjunto con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, decidirán cuáles son los proyectos que serán incluidos en su segunda emisión.

“Seguramente vamos a tener al Metrobús, Metro y el Sistema de Aguas. Sería una mezcla tanto de proyectos nuevos como los que están en marcha”, añadió el funcionario.

Mencionó que trabajan junto con las secretarías de Medio Ambiente y Obras, además de otras dependencias capitalinas, para determinar los proyectos a financiar.

El nuevo aeropuerto

En el mismo evento, Federico Patiño, director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, dio a conocer que evalúan las condiciones de mercado para regresar al mercado verde después de que con la primera emisión de su instrumento tuvieron muy buena respuesta y aceptación de los mercados de capitales, ya que fueron más de 750 inversionistas los que participaron, por lo que analizan la posibilidad de sacar una segunda emisión.

“Una vez que se ha iniciado la construcción de las dos pistas y del edificio terminal, va a generar y va a necesitar recursos adicionales y de eso estaríamos viendo cuál es el mejor momento para acudir al mercado. Es probable que hagamos algo a final del año o inicios del próximo”, reveló.

El director del GACM agregó que, en la medida que se vaya finalizando la construcción de la nueva terminal y toda vez que han asignado, a través de licitaciones internacionales y locales, 65% del total del proyecto, se necesitarán más recursos, mismos que podrían obtener mediante bancos o emisiones como las de un bono verde.

Federico Patiño dijo que actualmente cuentan con una línea de crédito revolvente con 13 bancos, además de la colocación de 2,000 millones de dólares del año pasado, con lo que ya se tienen 5,000 de los 6,000 millones que se requieren para la obra.

“Lo que hacemos es que desembolsamos cantidades determinadas de 500 o 1,000 millones de dólares, entonces acudimos a los mercados de capital a refinanciar esa línea a largo plazo; con esos recursos le pagamos a la banca comercial y vuelven a abrirnos esa línea y así sucesivamente, al grado que, una vez que vaya concluyendo la obra, la línea de crédito va a ir disminuyendo y vamos a tener prácticamente todo emitido a largo plazo, que es lo que requiere este tipo de proyectos”, argumentó.

En noviembre del 2016, la Ciudad de México emitió un bono verde en la Bolsa Mexicana de Valores por 1,000 millones de pesos. Los recursos fueron utilizados para 15 proyectos en total, entre los que se encontraban el Metrobús y el Sistema de Aguas. Tuvo una sobredemanda de dos veces y media el monto emitido, es decir, la demanda fue de 2,500 millones de pesos.

En tanto, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México emitió un bono verde por un total de 2,000 millones de dólares en dos plazos en mercados internacionales. Debido al interés de los inversionistas, la sobredemanda alcanzó los 13,000 millones de pesos.

México, mercado incipiente

A casi una década del nacimiento del mercado de bonos verdes en el mundo, México es aún incipiente; pese a ello, ha logrado cuatro colocaciones de tres emisores en los últimos dos años. El reto es estandarizar su mercado.

De los montos colocados, dos se realizaron en mercados internacionales y dos en México; el primero se dio en el 2015 y los tres en el 2016.

México se colocó el año anterior como líder en la emisión de este tipo de instrumentos en América Latina, por encima de países como Brasil y Colombia.

En el país, el primero en emitir un bono verde fue, en el 2015, Nacional Financiera, por 500 millones de dólares.

Un año después, la misma institución emitió un segundo bono verde, pero en esta ocasión fue en pesos y en la BMV por 2,000 millones de pesos.

En septiembre del 2016, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, a través del fideicomiso creado para implementar el plan financiero del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, llevó a cabo la colocación de bonos en mercados internacionales de capitales por un total de 2,000 millones de dólares.

cesar.salomon@eleconomista.mx