Noticias CICM

Blindarán al NAICM ante sismos

Centro Urbano

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), como una de las obras magnas que dejará la actual administración, se posicionará en el panorama mundial como un símbolo de la modernidad, al incluir tecnología en diversos ámbitos, entre ellos de seguridad ante movimientos telúricos.

Luego del sismo que azotó la Ciudad de México el pasado 19 de septiembre, las medias que buscan mitigar las afectaciones por este tipo de fenómenos naturales se incrementaron en la industria de la construcción. En este escenario, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), encargado de las obras de construcción del NAICM, presentó el sistema que protegerá estas nuevas instalaciones de terremotos fuertes.

Así, la nueva terminal aeroportuaria no sólo representa una obra de impulso económico para la zona oriente del Valle de México, sino también es una muestra de la prevención ante eventos que el hombre no pude controlar.

De esta forma, de acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el GACM, la Torre de Control del aeropuerto contará con un novedoso sistema antiterremotos. Para el desarrollo del edificio, se contempla la integración de 12 dispositivos aisladores sísmicos en su base.

Con esta tecnología, explicaron los involucrados, se buscará mitigar el movimiento ante sismos de alta magnitud. Con los dispositivos, la Torre de Control tendrá la cualidad de desplazarse hasta un metro cuarenta centímetros durante el movimiento telúrico. De esta forma, el edificio evitará afectaciones y superará los requisitos de seguridad que marcan los protocolos, los cuales establecen que la capacidad del edificio para desplazarse ante un sismo debe ser de hasta 1 metro.

De acuerdo con las explicación de Federico Patiño, director general del GACM, los 12 aisladores sísmicos son de tipo péndulo de triple fricción. Cada uno de los dispositivos está diseñados para soportar cargas telúricas, por lo que con la incorporación se evitará transferir mayores esfuerzos a la losa y suelo, con lo que se garantizará la integridad del edificio.

Aunado a lo anterior, el inmueble de la Torre de Control contará con un sistema de amortiguador en la parte superior, lo que permitirá disminuir los daños en la estructura por movimientos laterales.

Cabe destacar que la Torre de Control del NAICM será un edificio de 90 metros de altura y 65 metros de diámetro, el cual estará cimentado por 480 pilotes, llevados de 18 a 22 metros de profundidad. Entre las características que se destacan es que los pilotes estarán conectados a una losa de cimentación de 1 metro de grosor, con lo que, a decir de las autoridades, se logrará dar rigidez al edificio.

Federico Patiño explicó que los dispositivos aisladores sísmicos que se utilizarán en el NAICM son un desarrollo de la empresa Earthquake Protection System, firma con 30 años de experiencia.

Con la incorporación de este tipo de tecnología, el NAICM se sumará a diversos aeropuertos de talla mundial que cumplen con altos estándares en materia de seguridad ante movimientos telúricos. En este escenario, la nuevas instalaciones aeroportuarias de la capital del país contarán con la misma protección que la que cuenta el aeropuerto internacional de San Francisco y Turquía, así como plataformas marinas en Rusia.