Noticias CICM

Colapsa inversión en obra pública

Reforma

Monterrey, México (28 junio 2017).- El alza en diferentes materiales de construcción está mermando aún más la ya de por sí golpeada inversión en obra pública.

Un análisis de NEGOCIOS con datos del Inegi revela que de marzo a abril de este año, el número de Estados con bajas en su gasto en obra pública subió de 20 a 22.

La reducción conjunta de estos Estados en su inversión fue de casi 18 mil millones de pesos, en términos reales, respecto al mismo periodo del 2016.

En contraste, entre enero y abril del 2009, justo cuando arreciaba la recesión económica internacional, sólo cinco Estados del País habían sufrido bajas de gasto en obra pública, sumando todos ellos 2 mil 338 millones de pesos.

Ahora, a abril pasado, la situación es peor y los resultados ubican a Campeche, Hidalgo, Tabasco, Sinaloa y Nuevo León como los cinco Estados que han sufrido las mayores bajas en inversión en términos de monto, representando en conjunto un 47 por ciento de los 18 mil millones de pesos de la menor inversión de enero a abril.

Los datos de Inegi muestran que aún y considerando que en 10 Estados la inversión en obra civil creció en los primeros cuatro meses del año, el saldo neto a nivel nacional fue negativo en 7 mil 930 millones de pesos, la cifra más alta, en términos reales, de la que existe registro publicado para un mismo periodo.

“Al juzgar por los números y los porcentajes, la obra pública está colapsada por el recorte del gasto (del Gobierno federal), la entrega tardía de los recursos que hay y por el alza de los materiales”, sostuvo Gustavo Arballo, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Agregó que el recorte al presupuesto para obras se agravará con los aumentos anunciados al cemento y otros materiales.

“(Al Gobierno) le van a salir más caras las obras o va a tener que recortar más sus metas”.
Arballo pidió al Gobierno federal que intervenga ante los aumentos de precios de los insumos.

El presidente de la CMIC destacó además que la inversión en obra privada ha venido creciendo, lo que ha permitido no sólo mantener la plantilla laboral de la industria de la construcción, sino incrementarla.

Las cifras de Inegi muestran que de enero a abril la inversión en obra privada sumó 81 mil 710 millones de pesos, 4 mil 158 millones más que un año antes y la tercera cifra más alta desde el 2006.

Y en cuanto al empleo, las últimas cifras del IMSS muestran que a mayo pasado la plantilla de trabajadores de la construcción registrados en el Seguro Social sumó un millón 576 mil 679 trabajadores, 85 mil 728 más de los que había en diciembre del 2016.

“Hoy, a diferencia de hace seis años, hay mucha mayor inversión del sector privado y eso trae como consecuencia que no nada más no se pierdan empleos por la caída de la obra pública, sino que se incrementen, en menor medida, pero que se incrementen”, describió Arballo.