Noticias CICM

El Valle de México necesita al menos 50 plantas de aguas residuales

Obrasweb

CIUDAD DE MÉXICO — El Valle de México necesita construir al menos 50 plantas de tratamiento de aguas residuales y rehabilitar otras para reducir el estrés hidríco de la región, evitar la contaminación de reservas de agua e incluso evitar el hundimiento de la Ciudad de México.

Académicos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) en conjunto con dos comisiones de Cuenca del Valle de México y la asociación civil ControlaTuGobierno presentaron los resultados de la primera contraloría social de los recursos invertidos en el Programa de Tratamiento de Aguas Residuales que desarrolló la Comisión Nacional del Agua (Conagua) entre 2009 y 2016.

Los investigadores encontraron que en las cuencas de los Ríos Amecameca y La Compañía, así como la de Xochimilco, Milpa Alta, Tláhuac y sus Afluentes existen 70 plantas públicas de tratamiento; sin embargo, la mayoría opera de forma deficiente o están abandonadas y solo 10 son susceptibles de rehabilitación. Por lo tanto, se requiere construir al menos 50 nuevas.

Lee también: El Túnel Emisor Oriente triplica su costo en 10 años

En conferencia de prensa, el investigador de la UAM y presidente de la Comisión de la Cuenca de los Ríos Amecameca y La Compañía, Óscar Monroy Hermosillo, señaló que la Ciudad de México trata solo 10% de su agua residual, el resto la manda al desagüe, de acuerdo con la agencia Notimex.

Con la infraestructura actual, dijo, hay capacidad para tratar 25 por ciento.

Agregó que la mayor parte del agua tratada se destina al riego y en épocas de lluvia las plantas de tratamiento dejan de funcionar. Pero si operaran todo el año, el agua podría emplearse con fines industriales e incluso para infiltrarla en los mantos acuíferos que se han ido secando para evitar los hundimientos que padece la capital mexicana.

Específicamente en los municipios de Chalco, Valle de Chalco e Ixtapaluca, emplean agua de la Cuenca de los Ríos Amecameca y La Compañía. En esa zona se requiere activar 50 plantas de tratamiento inconclusas y abandonadas, y crear 12 más con el objetivo de que el líquido sea reutilizado ahí mismo y evita que siga contribuyendo a la saturación del Canal de la Compañía.

Lee también: Mancera pide 10,000 mdp para infraestructura contra inundaciones

Por su parte, la también profesora de la UAM y presidenta del Grupo Promotor de la Cuenca de Xochimilco y sus Afluentes, Guadalupe Figueroa Torres, dijo que actualmente los canales de Xochimilco y la zona chinampera dependen en 80% de la planta de tratamiento del Cerro de la Estrella, mientras que el agua de dicha cuenca no se reutiliza, según Notimex.

Se necesitarían cinco plantas adicionales para tratar el agua que se extrae de la llamada Cuenca de Xochimilco, Milpa Alta, Tláhuac y sus Afluentes, con el objetivo de disminuir la dependencia de la planta del Cerro de la Estrella, que a su vez podría aportar más líquido a Iztapalapa.

Y si bien hay 12 plantas en esa cuenca, funcionan deficientemente, según la experta.

La planta de tratamiento del Cerro de la Estrella, en Iztapalapa, es una de las más eficientes, pese a que tiene 48 años y su vida útil se estimaba de 25 a 40. No obstante, su edad obliga que su operación se detenga constantemente para darle mantenimiento.

De hecho, de acuerdo con el informe presentado, en la Ciudad de México casi todas las plantas han rebasado sus años de vida útil. La del Cerro de la Estrella es la más antigua (1968).

Deficiencias en plan de Conagua

El reporte también señala que entre 2009 y 2014, el gobierno federal a través de la Conagua destinó cerca de 12,000 millones para la construcción, operación y rehabilitación de las plantas de tratamiento de aguas residuales en todo el territorio nacional con las que según cifras oficiales, se logra una cobertura de 57% de las aguas residuales municipales de todo el país.

Esto contrasta con cifras recientes del INEGI que revelan que solo 34% de cada 100 municipios cuenta con servicio de tratamiento.

Entérate: El 66% de los municipios carece de tratamiento de aguas residuales

Entre los hallazgos de la investigación se reporta que la Conagua no acreditó que los subsidios se utilizaran para construir, rehabilitar y ampliar la infraestructura de tratamiento de aguas residuales.

Tampoco dispuso de un sistema contable que le permita estimar los costos por metro cúbico de agua tratada, ni el costo promedio para la construcción, rehabilitación y ampliación de las plantas de tratamiento.

De acuerdo con el documento, en México más de 70% de los cuerpos de agua presentan algún grado de contaminación y que en 371 de los 653 acuíferos del país, la Conagua no evalúo la calidad del agua.

Además, en 5 de cada 6 acuíferos no se inspeccionaron las descargas residuales, “lo cual hace muy difícil saber a ciencia cierta cuánta del agua residual se vierte sin tratar a los ecosistemas, y dimensionar los riesgos que esto implica para la salud de la población”.