Noticias CICM

Grandes petroleras muestran interés en la Ronda 2.1

Son 23 firmas las que ya pagaron los 440,000 dólares que cuesta acceder a la información sísmica de los 15 campos del Cinturón de Quetzalcóatl y del Istmo Salino, frente a las costas de Veracruz, Tabasco y Campeche.

El Economista

El yacimiento petrolero denominado Cinturón de Quetzalcóatl frente a las costas de Veracruz, sumado al Istmo Salino, en las costas de Tabasco y Campeche, ya atrajo la atención de 23 empresas petroleras, entre las que se cuentan 10 de las más grandes del mundo, en la Ronda 2.1 de aguas someras.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), entre las 23 empresas interesadas está, por segunda ocasión, Petróleos Mexicanos (Pemex) que busca operar en campos que no le fueron otorgados en la Ronda 0.

Las empresas registradas, adicionales a Pemex, son: BP Exploration México, Chevron Energía de México, Citla Energy, ConocoPhillips Mexico BV; Dea Deutsche Erdoel AG, Ecopetrol, Enap Sipetrol, Eni México, Hunt Overseas Oil Company, Inpex Corporation, Lukoil International Upstream Holding BV, Murphy Sur, Noble Energy, ONGC Videsh Limited, Ophir Mexico Limited, PC Carigali Mexico Operations, Premier Oil Exploration and Production Mexico, Repsol Exploración México, Shell Exploración y Extracción de México, Sierra O&G Exploración y Producción, Statoil E&P México y Total E&P.

Hasta ahora estas empresas han acreditado la etapa de acceso al cuarto de datos para los 15 bloques de la Ronda 2.1 de aguas someras.

Entre las características que se tienen en estos bloques es que la mayoría empieza en profundidades menores a los 100 metros pero mientras más se adentran, los tirantes de agua pueden rebasar incluso los 500 metros.

Los ingenieros de la CNH consideran que el llamado Cinturón de Quetzalcóatl en el Golfo de México es la extensión de los yacimientos que en tierra son conocidos como la Faja de Oro y fueron explotados en la primera mitad del siglo XX, de hecho llegaron a producir 500,000 barriles diarios de petróleo.

Los datos de los bloques uno al seis señalan que la profundidad inicial del tirante de agua es de entre 20 y 35 metros pero, dadas las características del lecho marino, esta profundidad inicialmente somera se convierte en profunda llegando, en el caso del bloque cinco, a los 550 metros, un nivel que se puede considerar de aguas profundas.

Entre los atractivos que se tienen en estos bloques es que en algunos ya hubo trabajos de Pemex Exploración y Producción. Eran los campos conocidos como los Pescaditos de Pemex, porque sus nombres hacen referencia a peces como Tiburón, Tintorera, Escualo, que ya han presentado resultados comerciales positivos.

De los bloques salinos del Istmo, ubicados más al sur en Veracruz, Tabasco y Campeche, del seis al 14 la profundidad puede llegar a ser de hasta 500 metros, en donde destaca el bloque número 15 llamado Macuspana que es un campo que tiene una profundidad que empieza en los siete metros y termina en los 28.

Los campos del Cinturón de Quetzalcóatl son de petróleo ligero, gas seco y gas húmedo; en el caso del Istmo Salino el subsuelo puede contener aceite ligero, aceite pesado (bloques 13 y 14 frente a Tabasco) y el Macuspana con gas húmedo. La CNH calcula que las licitaciones por medio de contratos de producción compartida permitirán que la primera producción de petróleo y de gas natural se tenga en un lapso de cuatro años.

luis.carriles@eleconomista.mx