Noticias CICM

Obra pública en los estados presenta su mayor caída en 15 años

El Economista

Durante los primeros cuatro meses del 2017 el valor de la construcción del sector público en las 32 entidades federativas del país registró una caída de 13.3% a tasa anual real, que significó la disminución más pronunciada en los últimos 15 años, para un periodo igual de comparación, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El recorte en el presupuesto federal para inversión pública fue uno de los principales factores que incidieron en la disminución de obras promovidas por el gobierno, detallaron analistas.

Raymundo Tenorio, investigador del Tecnológico de Monterrey, comentó que el recorte se dio debido a la caída en los ingresos petroleros, por lo que hubo menos inversión pública, además de que las administraciones estatales sufrieron un recorte en transferencias para ese tipo de inversión.

En el lapso de referencia 22 estados mostraron variaciones anuales negativas, en términos reales, en el valor generado por la obra pública; las mayores contracciones fueron en Tabasco, de 73.6%; Tlaxcala, de 70.5%; Sinaloa, de 62.4%; Hidalgo, de 59.9%; Oaxaca, de 59.4%; Michoacán, de 57.5%; Puebla, de 57.2%; San Luis Potosí, de 56.3%, y Campeche, de 52.1 por ciento.

Al respecto, el analista del Tecnológico de Monterrey manifestó que, sumado a los recortes en el presupuesto, la caída en estas entidades se originó porque no generaron proyectos con rentabilidad social o incluso no materializaron proyectos para alcanzar transferencias gubernamentales.

Por su parte, Kristobal Meléndez, especialista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), expuso que el gobierno federal disminuyó los proyectos de obra pública de manera general, con excepción de algunos pocos estados y además, en casos como el de Tlaxcala, hay pocas proyecciones de obras gubernamentales, por lo que se observan descensos más pronunciados.

En el otro extremo, de los 10 incrementos anuales reales de la construcción del sector público en el primer cuatrimestre del año, las tasas más elevadas se exhibieron en Morelos, de 392.9%; Coahuila, de 178.8%; Quintana Roo, de 153.2%; Sonora, de 97.4%; Estado de México, de 62.5%, y Querétaro, de 54.3 por ciento.

Jalisco, Chiapas, Guanajuato y Durango mostraron crecimientos entre 25 y 37 por ciento.

Kristobal Meléndez preciso que estos territorios contaban con importantes proyectos de obra pública y el gobierno, como parte de una estrategia, decidió no recortar los recursos para éstos, ya que la administración federal decide qué proyectos dejar de acuerdo con la necesidad de infraestructura de las entidades.

Raymundo Tenorio indicó que en los estados mencionados se dieron dichos aumentos como resultado de una buena cartera de proyectos y el uso de recursos locales para proyectos de prestación de servicios; puntualizó que en Morelos hubo una obra importante de ampliación de la Autopista México-Acapulco, la cual pudo verse reflejada en su dinamismo.

Agregó que en el Estado de México influyó el gasto electoral, mientras en Sonora la inyección de recursos a infraestructura y a parques industriales.

Cabe destacar que en la construcción pública las entidades con el más elevado valor de producción son: Estado de México (14.3% del total), Veracruz (7.8%), Guanajuato (6.1%), Sonora (6.1%), Jalisco (5.8%), Ciudad de México (4.9%), Querétaro (4.7%), Tamaulipas (4.3%), Campeche (4.1%) y Coahuila (3.8 por ciento).

Comportamiento

Al comparar las variaciones anuales, en términos reales, del acumulado entre enero y abril del 2017, frente al mismo lapso del año pasado, ocho estados trazaron una fase recesiva, cinco obtuvieron ascensos con caídas previas, dos se recuperaron (siguen en números rojos), 12 retrocedieron con incrementos en el 2016 y sólo cinco aceleraron.

En fase recesiva sobresalen San Luis Potosí (de -10.6% el año pasado a -56.3% este año), Campeche (de -7.5 a -52.1%), Baja California (de -1.2 a -36.3%), Oaxaca (de -43.5 a -59.4%) y Baja California Sur (de -21.8 a -36.8 por ciento).

Las entidades que dibujaron una tendencia de aceleración fueron: Durango (de 22.7 a 36.4%), Querétaro (de 10.2 a 54.3%), Estado de México (de 7.0 a 62.5%), Sonora (de 7.7 a 97.4%) y Coahuila (de 45.7 a 178.8 por ciento).

El investigador del Tecnológico de Monterrey enfatizó que es indispensable que el gobierno, ante la insuficiencia de recursos para la obra pública, se apoye más en las asociaciones público privadas, ya que, dijo, la reducción en el valor de la inversión pública como proporción del Producto Interno Bruto, tanto en el 2016 como el 2017, tendrá los niveles más bajos de la historia.

La obra pública, acentuó el especialista del CIEP, puede tener un mayor dinamismo, una vez que incremente la Inversión Extranjera Directa, se definan tratados de libre comercio del país y se estabilicen las políticas de Donald Trump, con la cual, expresó, podría haber mayor capital privado, acompañado de inversión pública importante, que incremente el desarrollo económico de México.

Transporte y urbanización

El valor de la construcción por tipo de obra pública queda conformado de la siguiente manera: 52.3% en transporte y urbanización; 14.8% en edificación; 10.7% en electricidad y telecomunicaciones; 10.5% en petróleo y petroquímica; 8.3% en agua, riego y saneamiento, y 3.4% en otras construcciones.

De este grupo, sólo mostró un crecimiento anual real el rubro de electricidad y telecomunicaciones (19.3% en el periodo de referencia); las disminuciones más pronunciadas se observaron en petróleo y petroquímica (57.7%) y en agua, riego y saneamiento (15.7 por ciento).

Transporte y urbanización, con un retroceso de 1.4%, se divide en obras de transporte en ciudades y urbanización; carreteras, caminos y puentes; obras ferroviarias; infraestructura marítimo fluvial, y obras y trabajos auxiliares para transporte.

Como ejemplos están fraccionamiento de terrenos, trazo de calles y avenidas, redes de alcantarillado y drenaje, y para conducción y distribución de agua potable, tuberías para distribución de gas, alumbrado público, banquetas y guarniciones, obras para el transporte eléctrico (Metro, Tren ligero, Trolebús y teleférico), construcción de carreteras, puentes y similares (terracerías, viaductos, calles, ejes viales, aeropistas, pavimentación, pasos a desnivel).

Así como obras para el transporte ferroviario (túneles, puentes, estaciones, colocación de vías y durmientes, instalaciones eléctricas, colocación de balasto, plataformas para cambio de vía), embarcaderos, malecones, muelles y atracaderos, rompeolas, escolleras, espigones, diques, muros de contención, dragado, entre otras obras.