Noticias CICM

Planes comerciales de Trump amenazan a Lázaro Cárdenas

Reforma / Robbie Whelan

LÁZARO CÁRDENAS, México.- La terminal naviera más tecnológicamente avanzada de Latinoamérica abrió en este puerto a principios de abril, con una ceremonia a la que asistieron jefes de Estado y la realeza de la industria naviera.

Pero el ambicioso proyecto enfrenta un futuro incierto al tiempo que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sopesa la posibilidad de nuevas barreras comerciales.

Grandes importadores como Wal-Mart Stores Inc., Samsung Electronics Co. y Target Corp. ven Lázaro Cárdenas como un vínculo clave entre las fábricas de Asia y la creciente clase media de México. También esperan usar el puerto como una puerta trasera a EU, para evitar los puertos congestionados de la Costa Oeste de EU mediante el “Nafta Railway” (Ferrocarril del TLC), una red de vías operada por la compañía ferroviaria estadounidense Kansas City Southern que puede transportar bienes tan al norte como Memphis, Tennessee.

APM Terminals, una unidad de la compañía naviera más grande del mundo, A.P. Moller-Maersk, pasó cinco años y 568 millones de dólares en la nueva terminal. APM espera gastar hasta 900 millones de dólares para expandir la capacidad de la terminal con el fin de rivalizar con el Puerto de Nueva York y Nueva Jersey para finales de la próxima década.

Pero lo que parecía una apuesta segura hace cinco años es menos segura hoy. El Presidente Trump ha amenazado con castigar a los fabricantes que trasladen sus operaciones a México y quiere renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC). Los republicanos en el Congreso han propuesto un “impuesto de ajuste fronterizo” que elevaría el costo de las importaciones.

Cualquiera de estas medidas podría asestar un golpe al comercio EU-México, afirman analistas y compañías de embarques. Las importaciones de México han crecido en más de un 30 por ciento desde el 2010, según el Banco Mundial, y los volúmenes de los barcos contenedores han aumentado en un 60 por ciento en los últimos tres años en las instalaciones más viejas de Lázaro Cárdenas, de acuerdo con Panjiva, una firma de datos comerciales. Las refacciones para autos conforman una gran parte de ese aumento.

“El puerto es un microcosmo de los flujos comerciales globales”, indicó Christopher Rogers, un analista de investigación en Panjiva. “Tiene gran exposición a la industria automotriz”, añadió.

El conglomerado danés Maersk, que alguna vez elogiaba los “beneficios de tener fuentes de suministro cercanas” de la nueva terminal, una referencia a los fabricantes que producen bienes en México y los venden en EU, ahora señala que se enfoca más en usar el puerto para importar productos para el mercado de consumo de México.

En una entrevista este mes, Soren Skou, director ejecutivo de Maersk, dijo que “el principal propósito de la terminal es ser una terminal de entrada para el mercado de la Ciudad de México”, y que el comercio transfronterizo será secundario.

“La Administración estadounidense ha hecho varias declaraciones que impactan nuestro negocio por el lado positivo”, consideró Skou. “Luego están las conversaciones acerca de los tratos comerciales y parte de la retórica parece más proteccionista. Es realmente difícil para nosotros juzgar cómo afectará esto nuestro negocio”.

La terminal de APM descargó su primer buque en febrero, y el puerto abrió formalmente con una ceremonia a principios de abril a la que asistió el Presidente de México Enrique Peña Nieto y el Primer Ministro danés Lars Løkke Rasmussen.

El gobierno de México considera una prioridad desarrollar el puerto. En el 2013, en medio de la creciente violencia de los cárteles de la droga y el contrabando, Peña Nieto desplegó a miles de efectivos al puerto y puso su seguridad en manos de la Armada, que aún mantiene una guarnición allí.

En la ceremonia a principios de este mes, calificó a la terminal como “un testimonio de lo que México ha venido creciendo, cómo se ha venido consolidando como un destino confiable… que es crucial para el tránsito de mercancías que vienen a este importante mercado consumidor, que es México. Y, desde aquí, a otros importantes mercados consumidores”.

Sin embargo, en meses recientes, el Presidente mexicano también ha dicho que el País buscará tratos comerciales con Vietnam y Japón y trabajará de forma más estrecha con China

“El camino a seguir de México es participar más en el comercio mundial, no sólo comerciar con Norteamérica”, dijo Walter Kemmsies, economista especializado en puertos y embarques. “La inversión en Lázaro Cárdenas tiene sentido, porque es una entrada al comercio con Asia”.

Una mañana de un calor sofocante a fines de marzo, unas grúas gigantescas levantaban cientos de cajas metálicas del barco contenedor Charlotte Maersk en medio del zumbido suave de maquinaria robótica.

La nueva terminal contiene inmensas grúas pórtico de unos 90 metros de altura que pueden abarcar los barcos contenedores más grandes que actualmente navegan las rutas entre Asia y Norteamérica.

Las grúas pueden levantar dos contenedores a la vez de los buques y luego depositarlos en pilas. Grúas apiladoras robóticas impulsadas por electricidad “en lugar del diesel de siempre” emplean inteligencia artificial para acomodar las pilas en el orden más eficiente en tiempos y costos. Tales sistemas semiautomatizados son comunes en las terminales portuarias en Países Bajos y Singapur, pero nunca han sido usados en Latinoamérica.

Se prevé que la terminal emplee a unas 550 personas -o 250 menos que una terminal de tamaño similar sin automatización-, lo que significa menos accidentes y reduce los costos de manejo de los contenedores en un 20 por ciento, señala APM.

“Jamás he visto una terminal tan tecnológicamente avanzada”, destacó Miguel Ángel Domínguez, supervisor de operaciones de cargamento en la terminal. “Es mucho más segura, mucho más dinámica, mucho más mecanizada”.


Fuente: Administración Portuaria Integral de Lázaro Cárdenas