Noticias CICM

Ponderan potencial en infraestructura

Reforma / Nayla V. Magaña

Cd. de México, México (26 enero 2018).- Las reformas del sector energético, financiero y de telecomunicaciones son el bastón que ha permitido oportunidades de inversión dentro del País.

Así lo aseguró Alfredo Vara Alonso, director general del Banco Nacional de Obras y Servicios, Banobras, quien participó en el foro “Infraestructuras en México: retos, oportunidades y casos de éxito”.

“La reforma energética es una reforma prioritaria, yo creo, en términos de las oportunidades de inversión en infraestructura”, consideró el directivo.

A modo de ejemplo, entre otros temas, Vara Alonso destacó la relevancia que tiene la inversión en el tema de hidrocarburos, el gasoducto Los Ramones, refinería Madero, y a nivel de electricidad nombró el financiamiento dado al proyecto Reynosa Tres. Finalmente, en el ala de recursos renovables, enlistó los proyectos llevados a cabo en parques eólicos e hidroeléctricas.

El objetivo central del foro fue tomar el pulso a la infraestructura como bastón de desarrollo de la economía y modernización del País en los últimos seis años.

Además de Vara Alonso, en el encuentro también estuvo presente Federico Patiño, director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México; Roberto Ramírez de la Parra, director general de la Comisión Nacional del Agua, y Clemente Poon Hung, director general de carreteras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

De acuerdo con Clemente Poon Hung, uno de los retos más importantes que debe afrontar el País es mejorar los niveles en los que se encuentra dentro del índice global de competitividad y de calidad de infraestructura, los cuales, de acuerdo con la evaluación 2016-2017 del Foro Económico Mundial, coloca a México en los lugares 51 y 57, respectivamente.

A modo de ejemplo, Federico Patiño acentuó la relevancia del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México como como uno de los proyectos más importantes que se han planteado en los últimos años, el cual implica una gran oportunidad para explotar el potencial comercial y financiero del territorio nacional.

“Estamos construyendo el segundo aeropuerto más grande del mundo después del de Estambul. En su máximo desarrollo, vamos a tener un aeropuerto con seis pistas, dos terminales, tres satélites para dar servicio a 125 millones de pasajeros”, aseguró.

De acuerdo con los expertos, este tipo de proyecciones potencian de manera significativa el crecimiento de la economía de México,misma que tiene un potencial para ubicarse entre los primeros 10 del mundo. Sin embargo, el principal reto es escalar consolidar los desarrollos aun cuando estos ocurran en lapso transexenal.