Noticias CICM

Reducen, aún más, inversión de agua

Reforma / Iván Sosa

Cd. de México, México (12 noviembre 2017).- En vez de corregir el recorte presupuestal aplicado en 2017, la Cámara de Diputados redujo aún más los fondos federales destinados en 2018 al servicio de agua potable y desalojo del drenaje, expuso el director del Sistema de Aguas, Ramón Aguirre.

De los 989 millones asignados en 2016, para el 2017 disminuyeron a 290 millones de pesos y en 2018 la cifra descendió aun más a 231 millones, indicó Aguirre.

“La Ciudad enfrenta condiciones más difíciles cada año, cada día es más evidente que se requiere más inversión para reparar infraestructura que cumplió con la vida útil, pero los presupuestos son menores, hay más socavones y fugas en las tuberías”, apuntó Aguirre.

Con la reducción del Fondo de Capitalidad a la CDMX, también serán menores los recursos asignados al agua, lo que disminuirá las obras que se venían realizando para modernizar la red en algunas colonias, agregó.

Inversiones federales por 8 mil millones de pesos sí fueron asignadas para proseguir con las construcciones de la tercera línea del Sistema Cutzamala de agua potable.

También se mantuvieron los recursos para el Túnel Emisor Oriente, el cual incrementará la capacidad de desalojo de aguas residuales del Valle de México.

“Pero en la Ciudad es un recorte brutal, una sorpresa, porque el agua es un servicio básico, cuando hay un mandato del artículo cuarto de la Constitución que habla de garantizar el derecho de acceso al agua”, apuntó Aguirre.

En un plan de largo plazo, para los siguientes 25 años, en la ciudad se requieren 4 mil millones de pesos anuales, para reemplazar la red de distribución y de desalojo con mayor antigüedad, indicó el director de Sacmex.

De acuerdo con el dictamen del Presupuesto de Egresos, en el programa de Infraestructura Productiva para el Aprovechamiento Sustentable de Suelo y Agua, a Ciudad de México se le otorgarán 3.5 millones de pesos, el nivel más bajo del fondo de 447 millones distribuido en las 32 entidades federativas.

“Es un contrasentido, en vez de asignar un presupuesto creciente, lo han disminuido, sin atender tampoco los requerimientos abiertos por los sismos de septiembre, con más de 2 mil 600 fugas abiertas, incluidos acueductos a cargo de la Comisión Nacional del Agua”, comentó.

Antes de los temblores, comentó, ya había una situación deficitaria en el abastecimiento de agua potable, la cual se acentúa con la apertura de fisuras constantes en ductos de Iztapalapa, Tláhuac y Xochimilco.